Teatro do Noroeste
<- Volver

HISTORIAL

  • TÕTULO: HISTORIAS PEREGRINAS (2)
  • AUTOR: Miguel Anxo Murado
  • Una comedia sobre las aparencias. O ‚Äúlas aparencias enga√Īan‚ÄĚ.
  • ESTRENO: 2010
  • REPARTO:
    Luma G√≥mez (01.Actriz) · Xan Casas (02. Actor) · Victoria P√©rez (03.Actriz) · Fernando Gonz√°lez (04.Actor) · Carlos Mosquera Mos (05.Actor) · Julia M√©ndez (06.Actriz) · Aitor Rei (07.Actor) · Alejandro Carro (08.Actor) · Paco Conesa (09.Escenograf√≠a e Vestiario) · Chefa Alonso (10.M√ļsica) · Chedes Su√°rez (11.Coreograf√≠a) · Eva Alonso (12.Producci√≥n) · Miguel Anxo Murado (13.Autor) · Eduardo Alonso (14.Direccion e Iluminaci√≥n)
  • RESUMEN:
    En HISTORIAS PEREGRINAS, de Miguel-√Āngel Murado, un grupo de c√≥micos recorre el Camino de Santiago representando Danzas de la Muerte y a veces alg√ļn Auto Sacramental. A causa de una edici√≥n defectuosa del C√≥dice Calixtino, que les sirve c√≥mo gu√≠a, se pierden en un bosque cerca de Compostela. Est√°n hartos de hacer lo que hacen, particularmente el actor que hace el papel de Muerte Justiciera, convencido de que su vis c√≥mica se echa a perder en un papel as√≠, o la actriz que hace de Gracia Santificante, que ya me dir√°s t√ļ que gracia tiene hacer de Gracia, o el que hace de Demonio, que preferir√≠a hacer teatro vanguardista, moderno y a poder ser incomprensible. Sin embargo, son casi felices si no fuera porque el actor que hace el papel de Hombre Inocente se fuga con la actriz que hace de Perd√≥n Divino y con el dinero de la recaudaci√≥n de las √ļltimas funciones. Ahora se ver√°n obligados a buscar a alguien que haga de Hombre Inocente, lo que no parece nada f√°cil en una √©poca en la que el Milenarismo, las Herej√≠as, las Guerras y la Peste volvieron malencarado a m√°s o menos todo el mundo. Tampoco el p√ļblico parece gustar mucho de sus representaciones, sobre todo cuando hay muchas ejecuciones p√ļblicas a las que asistir, gratuitas y mucho m√°s participativas. El juego teatral est√° servido: alguien que no es lo que aparenta ser haciendo de alguien que es lo que es en el fondo, pero que no parece que sea. HISTORIAS PEREGRINAS es una deliciosa comedia sobre las comedias, una delicada galer√≠a de personajes eminentemente teatrales para hablar de la vida, de la apariencia y de la realidad, de la raz√≥n y la sin raz√≥n de ser, y para hablar de lo que para todo hombre y mujer de teatro es el m√°s querido: el teatro. Pero hablar de todo esto sin pedanter√≠a, con sencillez y sentido del humor. Hubo un tiempo en que la gente se juntaba en las plazas de las villas o a las puertas de las iglesias para informarse de las √ļltimas novedades de la Moral y la Teolog√≠a, que entonces era una pasi√≥n popular. Eran los autos sacramentales, que los actores representaban pagados por la autoridades y que, como se sabe, consist√≠an en obras aleg√≥ricas con personajes reconocibles tales c√≥mo La Muerte, El Pecado, La Salvaci√≥n. Igual que en la actualidad los medios de comunicaci√≥n, proporcionaban al p√ļblico tanto diversi√≥n como normas de conducta. En HISTORIAS PEREGRINAS se quiso retomar para la comedia aquella hermosa y sencilla forma que hoy nos parece algo ingenua y darle la vuelta. Se quiso escribir una especie de comedia teol√≥gica popular, un auto sacramental en el que la sentencia moral y la tem√°tica fueran modernas. Un anacronismo, por tanto. El anacronismo es siempre muy revelador: ese cruce de datos de una √©poca e interpretaciones de otra distinta es siempre una fuente de nuevas reflexiones. As√≠, esta es una comedia aleg√≥rica en la que las alegor√≠as se resisten a cumplir con su papel. El bosque es aqu√≠, como en el teatro barroco, la representaci√≥n del mundo por el que vaga el ser humano desnortado. S√≥lo que en este bosque en particular el ser humano, el Hombre Inocente de los autos sacramentales, escap√≥ con el dinero y con Perd√≥n Divino, dejando abandonadas y desconcertadas las alegor√≠as de la Muerte, el Pecado, el Mal y la Gracia Santificante. Pero, aun siendo una comedia, su fondo es serio, como en toda comedia que aborda la condici√≥n humana. Los dos temas de esta obra son la identidad y la casualidad. La identidad como problema propio de nuestro tiempo, la casualidad como la forma moderna de entender lo que antiguamente llamaban destino. Son, en definitiva, y como dice un personaje de la obra, los argumentos esenciales de todo el teatro. Porque pretende ser tambi√©n una modesta met√°fora sobre el propio teatro.

VIDEO

FICHEROS

DOSSIER:

PROGRAMA:

NECESIDADES T…CNICAS:

PLANO DE ILUMINACI”N:

FOTOS